Idalia

27 enero 2015

Con los ojos cerrados, acaricias la tela. Es rugosa, notas su textura contra tu piel. Llevas varias horas repitiendo el mismo movimiento, pero aún reaccionas ante el contacto frío de los lugares que no habías tocado. Y ocurre exactamente igual con tu rostro y tus mejillas. El cristal está caliente en su mayoría, pero aún quedan zonas fuera de la estela que perfila tus sienes que te dejan sentir los pocos grados que hay fuera. Y es que, vaya frío está haciendo este invierno.

No, don't be afraid of what's under the bed.

18 enero 2015

Hay mil lugares en que buscar. 
Puedes mirar bajo la cama
Puedes mirar en el armario
Puedes mirar tras las cortinas.
Pero ahí no lo vas a encontrar.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS